En este momento estás viendo Cómo ajustar el asiento y el volante correctamente

Cómo ajustar el asiento y el volante correctamente

Cómo ajustar el asiento y el volante correctamente

Ajustar el asiento y el volante correctamente es esencial para garantizar una conducción cómoda y segura. Muchas personas pasan largas horas en sus vehículos, por lo que es importante tomar el tiempo para ajustarlo todo antes de comenzar a conducir. Por ello, te dejamos algunos consejos para hacerlo correctamente.

Antes de comenzar, es importante elegir el tipo de asiento adecuado para tu cuerpo. La mayoría de los automóviles vienen con asientos ajustables eléctricamente o manualmente. Ajusta la inclinación del asiento para evitar que tus caderas se deslicen hacia adelante o hacia atrás. El cojín del asiento debe soportar las curvas naturales de la columna vertebral para ayudar a reducir la fatiga en la espalda baja. También es importante elegir un asiento con soporte lumbar adecuado para evitar la fatiga en la parte baja de la espalda. De todas formas, la DGT nos recuerda cuáles son los elementos de seguridad del vehículo para que los revisemos y pongamos especial atención en ellos.

Ajusta la altura del asiento

En primer lugar, la altura del asiento es importante para garantizar una buena visión de la carretera y evitar lesiones. La parte superior de tu parabrisas debe estar en línea con tus ojos. Por un lado, si tu asiento es demasiado bajo, esto puede hacerte inclinar la cabeza hacia arriba y causar dolor en el cuello. Si, por el contrario, es demasiado alto, tu visión puede estar obstruida. Es decir, ajusta la altura del asiento hasta que puedas ver claramente la carretera.

Del mismo modo, coloca adecuadamente la altura del reposacabezas. Ya que, en un accidente de alcance trasero, si este no está bien colocado, las vértebras cervicales pueden quedar dañadas seriamente debido al latigazo cervical. Lo que implica un fuerte movimiento del cuello y que puede llegar a producir graves lesiones o incluso la muerte a los ocupantes. Además de ser importante en este tipo de siniestros, el reposacabezas también lo es en los impactos frontales y laterales.

Ajusta la altura del reposacabezas

Ajusta la distancia del asiento

Seguidamente, ajusta la distancia del asiento, es importante para evitar lesiones y cansancio. Por una parte, si estás demasiado lejos del volante, esto puede hacer que te estires demasiado y causar fatiga en los brazos y las piernas. Del mismo modo, si estás demasiado cerca, puedes correr el riesgo de lesiones en caso de una colisión. Por ello, ajusta el asiento para que tus piernas estén ligeramente dobladas cuando presionas el pedal del freno y del acelerador. Además, asegúrate de tener suficiente espacio entre tu pecho y el volante para evitar lesiones en caso de una colisión.

Ajuste de la inclinación del respaldo

En tercer lugar, el respaldo del asiento debe estar en un ángulo cómodo que no te haga sentir como si estuvieras inclinado hacia adelante o hacia atrás. Así pues, un respaldo demasiado vertical puede ejercer presión en la parte inferior de la espalda, mientras que uno demasiado inclinado puede hacerte sentir incómodo y afectar tu postura. Por ello, ajusta la inclinación del respaldo para que puedas sentarte cómodamente y tener una buena postura.

Ajuste de la posición del volante

Para continuar, ajusta la altura del volante para que puedas sostenerlo cómodamente con los brazos ligeramente doblados. Asegúrate de que tus manos estén en la posición correcta en el volante, en «9 y 3» o «10 y 2», para una conducción segura. Por una parte, si el volante está demasiado lejos, es posible que tengas que estirarte para alcanzarlo, lo que puede causar fatiga en los brazos. Si, por otro lado, está demasiado cerca, puedes correr el riesgo de lesiones en caso de una colisión.

Ajusta los espejos retrovisores

Por último, ajusta los espejos laterales y el retrovisor para que estén en la posición correcta para tener una buena visión de la carretera. Deben cubrir tus puntos ciegos y permitirte ver claramente detrás de ti. Los espejos también deben estar ajustados de manera que no reflejen la luz de otros vehículos directamente en tus ojos.

 

Ajustar el asiento y el volante correctamente es fundamental para una conducción segura y cómoda. Los conductores deben tomarse el tiempo para ajustar su asiento y volante antes de conducir, y realizar ajustes periódicos para garantizar una postura cómoda y segura. Además, no olvides tomar descansos regulares para evitar la fatiga y la tensión en los músculos. Con estos consejos, puedes estar seguro de que tu conducción será más cómoda, segura y placentera.

En resumen, ajustar el asiento y el volante correctamente es crucial para que, en caso de frenazo o accidente evitar que se agrave. De todas formas, es importante saber cómo actuar en caso de accidente

Deja una respuesta