En este momento estás viendo La carretera de los Huesos: la ruta más letal del planeta
A straight road in the middle of the desert with magnificent mountains and the sunset in the background

La carretera de los Huesos: la ruta más letal del planeta

La carretera de los Huesos: la ruta más letal del planeta

La carretera de los Huesos es definitivamente una ruta que debes considerar si te apasiona conducir. Esta carretera, también conocida autopista de Kolimá. Se extiende a través de vastas regiones de Siberia, en Rusia, y es una de las rutas más desafiantes del mundo. Tras ella, una trágica historia. Hoy, en Seres, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre esta increíble aventura.

¿Qué es la carretera de los Huesos?

La Carretera de los Huesos es una ruta de aproximadamente 2.000 kilómetros que conecta las ciudades de Yakutsk y Magadán, en Siberia Oriental, Rusia. Es una carretera construida sobre una vasta extensión de tundra y taiga, y atraviesa una de las regiones más frías del mundo. La ruta debe su nombre a la gran cantidad de trabajadores que perdieron la vida durante su construcción. Muchos de los cuales fueron enterrados en las bases de la carretera, lo que le dio su macabro apodo.

Viajar por la Carretera de los Huesos requiere una planificación y preparación cuidadosa. Incluyendo abastecerse de combustible, alimentos y agua, llevar ropa adecuada para el frío extremo, y estar preparado para los desafíos de conducción en terrenos difíciles. Sin embargo, puede ser una experiencia inolvidable llena de paisajes impresionantes, cultura fascinante y una conexión con la historia de Siberia.

La trágica historia de su construcción

La construcción de la Carretera de los Huesos tuvo lugar durante la era soviética, específicamente entre los años 1932 y 1953. Fue llevada a cabo por prisioneros del Gulag, un sistema de campos de concentración y trabajo forzado establecido bajo el liderazgo de Stalin. El propósito de la construcción de la carretera era conectar la región remota de Kolyma, en Siberia Oriental, con el resto de Rusia. Y, con ello, facilitar la extracción de recursos naturales, como oro y plata, de la zona.

Se estima que alrededor de 250.000 prisioneros, incluyendo presos políticos y prisioneros comunes, participaron en la construcción de la Carretera de los Huesos. Estos prisioneros eran sometidos a condiciones extremadamente difíciles de trabajo, con largas jornadas laborales y falta de recursos adecuados. Las temperaturas en la región de Kolyma son extremadamente frías, con inviernos que pueden llegar a los -60°C, lo que hacía que las condiciones fueran aún más brutales para los prisioneros.

Los prisioneros eran forzados a trabajar con herramientas rudimentarias, como picos y palas, para construirla carretera a través del terreno inhóspito de Siberia Oriental. Las condiciones de vida en los campos de trabajo del Gulag eran igualmente difíciles. Es decir, la falta de alimentos, alojamiento inadecuado y atención médica insuficiente, daba como resultado altas tasas de mortalidad.

Miles de prisioneros perdieron la vida durante la construcción de la Carretera de los Huesos. Sus cuerpos eran utilizados como mano de obra y a menudo eran enterrados en las bases de la carretera, lo que le dio su sobrenombre macabro de «Carretera de los Huesos».

A pesar de la brutalidad y la tragedia asociada con la construcción de la Carretera de los Huesos, la ruta se completó en 1953. Esta se convirtió en una importante vía de transporte para la extracción de recursos naturales de la región de Kolyma. Sin embargo, con el tiempo, la importancia de la carretera disminuyó debido a la disminución de la actividad minera en la zona y a la falta de mantenimiento de la infraestructura.

construcción de la carretera de los huesos

La carretera de los Huesos en la actualidad

La Carretera de los Huesos en la actualidad no está en uso para el transporte regular. Sin embargo, aún es utilizada por viajeros intrépidos en excursiones extremas en vehículos todoterreno.

La Carretera de los Huesos, es una ruta sin asfaltar que se vuelve extremadamente peligrosa durante el invierno, tanto para los vehículos de pasajeros como para los camiones. El hielo cubre el pavimento, convirtiéndolo en una superficie resbaladiza y peligrosa. A medida que los carriles se descongelan, los huesos suelen emerger, creando una macabra estampa para los pocos valientes que transitan por esta vía.

Es una carretera remota y las duras condiciones climáticas hacen que sea especialmente desafiante para los conductores. El hielo y la nieve pueden convertir la carretera en una pista de patinaje, lo que dificulta la tracción y el control de los vehículos. Además, la falta de asfalto, los baches y las irregularidades en el terreno son comunes, lo que agrava aún más los peligros del viaje.

Google Maps eliminó la ruta del navegador

Incluso en la actualidad, la tristemente famosa carretera de los Huesos sigue cobrándose víctimas. A pesar de los numerosos avisos y advertencias sobre su peligrosidad, algunos aventureros continúan desafiando sus riesgos mortales.

A pesar de los esfuerzos por parte de las autoridades y los proveedores de mapas en línea para evitar que los conductores tomen la carretera de los Huesos como una ruta, aún hay casos de personas que se pierden en esta ruta mortal.

Serguéi Ustinov y Vladislav Istomin, de 18 años, viajaron a Vladivostok en busca de un Toyota Chaser de segunda mano a un precio tentador. Después de adquirir el vehículo, buscaron la ruta más corta en su aplicación de navegación. Mientras que Google Maps le sugería ir por la carretera de los huesos, El navegador ruso Yandex les ofrecía una ruta más larga, con cientos de kilómetros adicionales y cuatro horas más de duración. A pesar de saber que esta ruta incluía la Carretera de los Huesos, creyeron que podrían recorrer los 2.000 kilómetros en menos de 34 horas.

Sin embargo, las cosas no salieron como esperaban. Habían recorrido aproximadamente la mitad de su trayecto cuando el Toyota Chaser sufrió un impacto en el radiador. Así, quedaron varados en medio de la carretera, a más de 50 kilómetros del punto poblado más cercano y sin señal telefónica. Cuando las autoridades los encontraron, Ustinov había fallecido debido a la hipotermia, mientras que Istomin apenas respiraba. Afortunadamente, lograron salvarlo llevándolo al hospital.

Según informó Siberiatimes, los dos ocupantes del vehículo no llevaban la ropa adecuada para enfrentar las temperaturas gélidas que se registran en este recorrido. 

Tras la muerte del joven ruso, Google decidió eliminar esta ruta de sus mapas, ya que la consideraba impracticable y no quería correr el riesgo de que otros pudieran perder la vida. 

Deja una respuesta